Google y Facebook en contra de las regulaciones

Se espera que Google y Facebook rechacen enérgicamente las propuestas de crear una nueva autoridad que controle cómo utilizan su poder de mercado y el funcionamiento de los algoritmos que impulsan la colocación de noticias y contenido publicitario en sus sitios.

Públicamente, las dos multinacionales digitales dicen que están estudiando el informe de casi 400 páginas publicado el lunes por la Comisión de Competencia y Consumo de Australia. “Desarrollamos productos innovadores en beneficio de los consumidores, las empresas y la economía, y trabajamos en estrecha colaboración con anunciantes y editores de toda Australia. Seguiremos colaborando con la ACCC desde ahora hasta el informe final del próximo año, dijo Google en una declaración.

Creación de un organismo regulador

Pero entre bastidores hay consternación por la propuesta de la ACCC de crear un nuevo organismo regulador que se encargaría específicamente de supervisar las grandes plataformas digitales. Esto es particularmente cierto en la medida en que la ACCC es la primera organización mundial que se enfrenta a una respuesta al poder de mercado de Google y Facebook.

Al presentar el informe, el presidente de ACCC, Rod Sims, explicó que considera que la fuerte posición en el mercado de plataformas digitales como Google y Facebook justifica un mayor nivel de supervisión regulatoria.

Su informe describía con gran detalle cómo las dos grandes plataformas digitales se encontraban en una posición de poder de mercado sustancial en varios mercados, desde la prestación de servicios de búsqueda hasta la publicidad digital y la difusión de noticias.

“La ley australiana no prohíbe que una empresa posea un poder de mercado significativo o que utilice sus eficiencias o habilidades para “superar” a sus rivales. Pero cuando su posición dominante corre el riesgo de crear un perjuicio para la competencia o el consumidor, los gobiernos deben mantenerse a la cabeza y actuar para proteger a los consumidores y a las empresas mediante la regulación”, dijo.

También dijo que sus recomendaciones estaban bien desarrolladas para que las partes interesadas pudieran responder en detalle. El ACCC dejó claro que no estaba necesariamente comprometido con sus propuestas en este momento.

También examinaría si las plataformas estaban favoreciendo a sus propias empresas antes que a otras, por ejemplo, si Google clasificaba a Google Shopping por encima de los sitios de comparación de la competencia. Y podría analizar el impacto de la integración vertical de los gigantes: la compra de múltiples plataformas como Instagram y YouTube, y la participación en servicios de intermediación, como la publicidad y el análisis.

En Facebook hay desconcierto sobre cómo el nuevo organismo monitorearía los algoritmos y cuál es exactamente el problema que la ACCC está tratando de resolver. ¿Se le pediría a la compañía que archive el código fuente o simplemente que informe sobre las reglas generales que está aplicando, o algo más?

Argumenta que realmente hay miles de millones de algoritmos, porque lo que aparece en la página de Facebook de una persona es impulsado por su uso pasado y la interacción con los mensajes en el sitio.