¿Por qué tenemos fantasías sexuales con desconocidos?

Las fantasías sexuales nacen de nuestro subconsciente, como una manifestación de nuestros deseos ocultos, nuestras ansias de experimentar y llevar nuestra vida a un mundo sin límites donde el único objetivo es el placer sexual. Las fantasías sexuales pueden variar de un individuo a otro, y ser un poco diferentes entre hombres y mujeres, pero algo que tienen ambos en común son las fantasías sexuales con desconocidos, como leer relatos eróticos en el metro, que es algo muy sensual.

Para muchos el simple hecho de pensar en romper las reglas con alguien completamente desconocido, de quien no conocemos nada en absoluto es suficiente para despertar las más sensuales fantasías y los deseos ocultos esperando para salir a la luz y tomar el control de nuestro ser.

El estímulo de la fantasía sexual

Una de las fantasías sexuales más comunes es tener sexo con alguien que no sea su pareja. De este modo, quizás, ver a alguien en el supermercado, en la cola del banco o simplemente por la calle puede ser un disparador para comenzar a tener fantasías sexuales.

Las mujeres se sienten exitadas con solamente pensar en tener llevar a cabo su fantasía sexual. De este modo, esto les genera un morbo extremo al pensar que pueden ser folladas por un desconocido o varios desconocidos.

Dentro de las fantasías sexuales más común en hombres tenemos, trio con dos mujeres, ver a dos mujeres follar, sexo fuera de la relación y participar en una orgía. Sin duda todas estas caben dentro de la categoría de fantasías sexuales con desconocidos.

Los encuentros fortuitos en lugares públicos o lugares insólitos también encabeza la lista de las fantasías sexuales más comunes, estas también se visualizan con completos desconocidos, ya sea en un baño público, el cine o en un parque.

Tener sexo con un desconocido podría ser algo arriesgado pero para muchos es la droga que su cuerpo necesita para activar la libido y potenciar el placer, durante el encuentro se llega a liberar tanta adrenalina que estos encuentros fugaces se vuelven cada vez más placenteros.

Salir de la monotonía, romper el molde, experimentar cosas nuevas, es una de las razones principales para experimentar con extraños. Además, cuando no se conoce a alguien, por lo general, se comienza a idealizar de modo tal, que es perfectamente lo que se busca o se desea. No tiene defectos ni nada que nos desagrade, solamente todo aquello que nos produce placer. Esto confirma el hecho de que nos gusta la idea de tener fantasías sexuales con extraños.

Sin duda alguna un encuentro fugaz, no planeado, en un lugar insólito ya sea poco o muy transitado, en donde liberemos toda nuestra energía sexual siempre será un una experiencia que valdrá la pena repetir.